Egipto, un país de colores

EGIPTO, UN PAIS DE COLORES

En este relato voy a tratar de explicar cuales fueron mis experiencias así como las intensas sensaciones vividas en este fantástico país que es Egipto, y que tuvimos la grandísima suerte de visitar el pasado mes de noviembre de 2005.

Para empezar, decir que Egipto es un país al que hay que ir con otra mentalidad… hemos de dejar a un lado nuestras ideas preconcebidas de nuestra acomodada sociedad e intentar entender y apreciarlo como lo que fue y lo que es hoy en día, un país con un legado cultural fascinante.

DIA 1

Nuestra llegada no podía ser mejor, después de sobrevolar todo el mediterráneo, (Menorca, Cerdeña, Sicilia y Creta,), nuestro avión entra en territorio egipcio por el oeste de Alejandría… el espectáculo desde el aire es mágico. El sol se está poniendo y el color rojo inunda las dunas del desierto, un inmenso desierto que nos acompañaba desde que entramos por el mediterráneo hasta nuestro destino, Luxor.

Antes de aterrizar sobrevolamos las montañas del valle de los Reyes y entramos en la franja verde del río Nilo, sinceramente no podíamos haber llegado en mejor hora. Cuando el avión aterrizó se acababa de poner el sol y el cielo tenía un color rojo eléctrico absolutamente fascinante.

Veo los primero letreros en árabe en el edificio terminal, si, efectivamente, estamos en el sur de Egipto y sorprendentemente con una temperatura muy fresca.

Tras la recogida del equipaje nos acompañan a nuestra motonave asignada. De camino al paseo marítimo de Luxor ya es de noche y no se aprecia demasiado el paisaje exterior, sin embargo al llegar al puerto empezamos a ver todos los barcos atracados. Nuestra primera impresión del barco fue muy buena… tal como habíamos visto en internet, un hall muy lujoso y unas habitaciones bastante amplias.

Tras dejar las maletas el guía se presenta y nos propone tras la cena, ir a dar un paseo en calesa por las calles de Luxor. Como estábamos deseosos de empezar a ver cosas, nos apuntamos.

Durante la cena conocimos a los que sin saberlo en aquel momento iban a ser nuestro ‘regalo’ más preciado que nos íbamos a traer de Egipto. Nuestros ya amigos, Silvia e Iñigo. Y con los que compartimos grandes momentos cargados de emoción, y grandes dosis de risas que nunca olvidaremos.

El paseo en calesa, deciros que fue una toma de contacto increible… en el sentido de que por primera vez se nos presentaba la realidad de Egipto frente a nosotros. Pasamos por los mercados, por las calles y plazas y nos paramos en un café a tomar el típico té egipcio así como probamos la famosa ‘pipa’.

Los mercados a las 09.30 de la noche estaban abarrotados de gente, muchos puestos de comida, especias, telas. Cuando los niños nos veían en las calesas muchos se acercaban y te decían ‘welcome’… realmente cuando lo pienso me emociona la amabilidad de aquella gente.

DIA 2

Nos esperaba un día duro… Templos de Luxor y Karnak, valle de los Reyes, Templo de Hatshepsut, colosos de Memnón.

Nos levantamos a las 04.00 de la mañana, mientras cruzamos en barca a la otra ribera del Nilo está amaneciendo, globos estáticos inundan el cielo con tonalidades anaranjadas y rojas, hace frio y vemos por primera vez de día el Nilo en toda su magnitud. Que grande !!! y que primer amanecer más mágico.

Cuando llegamos al Valle de los Reyes ya ha salido el sol y las montañas tienen un color rojizo difícil de explicar, el cielo es de un azul intenso, la emoción me embarga el cuerpo. Esos colores son indescriptibles.

En el valle de los Reyes visitamos las tumbas de Ramses VI, Ramses IX y Tutmosis III, en la de Tutmosis III no nos habían avisado que casi había que hacer escalada para entrar en la tumba ya que se sube una escalera casi vertical impresionante… luego merece la pena.

Las tumbas del Valle de los Reyes están escavadas en las montañas y cuando entras en ellas empiezan a abrirse salas inmensas llenas de jeroglíficos y pinturas en muchos casos con los colores muy bien conservados, uno empieza a ser consciente de las maravillas de aquella cultura, no hay ni un pequeño trozo de pared que no esté pintado con sus correspondientes jeroglíficos.

Al acabar la visita quise ir por mi cuenta a visitar la tumba de Tutankamón (no incluida en la visita guiada) y más cara que la propia entrada al valle de los Reyes.

Sinceramente deciros que aunque el guía nos había dicho que era una tumba pequeña y que no valía la pena entrar… yo no me podía ir del Valle de los Reyes sin visitarla.

Me fui a la taquilla, pagué mi entrada y con mi super guía me dirijo en solitario a la entrada de la tumba de Tutankamón… para mi sorpresa en el momento en que entro no veo a nadie ni entrando ni saliendo… en fin… me adentro. Atravieso una primera sala, y la emoción me empieza a embargar al darme cuenta que estaba solo… sigo adelante y la cámara funeraria se abre ante mi. Las paredes completamente pintadas de dorado y en el centro el sarcófago con la momia de Tutankamón en su interior. Se me pone un nudo en la garganta y un escalofrío me recorre todo el cuerpo. La sensación de encontrarme sólo en aquel lugar ha sido una de las experiencias más intensas que viví en todo el viaje.

Salgo de la tumba emocionado y contentísimo de haber entrado.

Tras la visita al Valle de los Reyes, vamos a visitar los dos colosos de Memnón… interesante pero están bastante deteriorados… pero como todo en Egipto te tienes que transportar en el tiempo e imaginártelos en todo su esplendor. Posteriormente nos dirigimos al templo de la Reina Hatshepsut. La vista del templo desde lo lejos y mientras te aproximas ya refleja la grandiosidad del mismo. El templo está en la falta de una montaña rocosa del Valle de los Reyes y está muy bien conservado.

Es muy interesante saber la historia de esta Reina y de cómo llegó a ser faraón de Egipto, hay varios grabados en las paredes del templo muy significativos referente a esto. Las vistas panorámicas desde lo alto del templo son grandiosas, por un lado se ve la zona verde fértil del Nilo y por el otro el desierto y las montañas en donde está enclavado el templo.

Sigue la visita en este completísimo día y cruzando nuevamente a la ribera occidental del río, visitamos los famosos templos de Luxor y Karnak.

Los dos son muy impresionantes, pero a mí personalmente me encantó Karnak, la sala hipóstila es alucinante, el grosor y los grabados de las columnas. También el paseo de los carneros que se supone que une ambos templos todavía por excavar. Una cosa que me sorprendió mucho con respecto a estos dos templos es que están ubicados en pleno centro de Luxor (antigua Tebas), con los coches y todo el bullicio de la ciudad junto a ellos.

Volvemos al barco y comienza la travesía por el Nilo rumbo a Esna, el paisaje a ambos lados del rio es precioso, grandes palmerales mezclados con zonas verdes y muy fértiles y más allá siempre el desierto con sus montañas.

Se pone el sol mientras navegamos y una vez más quedamos fascinados por los colores del cielo.

La llegada a Esna es por la tarde-noche e impresiona bastante ver todos los barcos esperando turno para pasar la esclusa. El guía nos dijo que nuestro barco la pasaría de madrugada, y así fue, pero desafortunadamente no lo pudimos ver ya que la pasó antes de la hora prevista y nos pilló durmiendo.

Al despertar vemos que nuevamente estamos navegando.

DIA 3

Debido a que nuestro barco pasó la esclusa muy tarde, nuestro próximo destino Edfú se retrasa hasta casi medio día, lo cual nos permite disfrutar toda la mañana de la piscina del barco mientras navegamos. La verdad es que lo agradecemos ya que el día anterior había sido muy intenso pero también agotador.

Llegamos a Edfú y nos dirigimos en Calesa hasta el templo. La vista al llegar es grandiosa ya que el templo está muy bien conservado y la entrada llama mucho la atención.

Este templo no es tan antiguo como los que habíamos visitado en Luxor y Karnak que pertenecían al ‘antiguo Egipto’ y al no estar en pleno centro de la ciudad de Edfú parece más majestuoso.

El templo de Edfú esta dedicado al Dios Horus, con forma de halcón, imagen que preside la entrada al templo. Según nos comentaron, el templo de Edfú es de los pocos que se conserva prácticamente en su totalidad, tanto el exterior como el interior, de ahí su importancia entre otras cosas. Ciertamente te haces una idea más real de como eran los templos egipcios.

Al salir del templo ya nos están esperando nuevamente las calesas que nos llevan de regreso al barco.

Seguimos la navegación y llegamos por la tarde-noche al templo de Kom-Ombo. Hace bastante fresco y la visita es nocturna. El templo está completamente iluminado en lo alto de una colina y la vista ya desde el barco es preciosa.

Nos preparamos para el frío y empezamos la visita. Llama la atención las columnas de la entrada al templo y se pueden apreciar claramente detalles de influencia greco-romana.

Este templo como el de Edfú es de un periodo más tardío y su estado de conservación no es tan bueno como el de Edfú.

El dios del Templo de Kom Ombo era Sobek, con forma de Cocodrilo. Se cree que fue divinizado porque los cocodrilos abundaban en esta zona del Nilo. La capilla de Hathor en muy buen estado, posee dos pequeñas salas con momias de cocodrilos.

La luz artificial hace que los grabados de las paredes resalten mucho y se vean muy bien los relieves.

Al salir del templo hay un paseo muy agradable con terrazas y tiendas, donde como siempre el regateo está a la orden del día. También muchos niños se te acercan pidiendo un euro a cambio de unas pulseritas, llaveros, etc. Es importante no ponerse nervioso ya que se te pegan y no se van… si no se va a comprar nada simplemente decir que no todas las veces que sean necesarias y ya está, sin nervios.

Mucha gente aprovechó la ocasión para comprarse la famosa ‘chilaba’ ya que esa misma noche teníamos ‘la fiesta de la chilaba’ en el barco.

Al llegar al barco, el guía nos sorprende comunicando que a las 2.30 de la madrugada nos llamarían para salir de excursión a Abu Simbel.

Eso suponía dormir como mucho 2 o 3 horas y luego 4 horas de carretera hacia Abu Simbel desde Aswan para llegar allí a las 06.00 de la mañana con la salida del sol.

Referente a la fiesta de la chilaba, decir que lo que a priori iba a ser una fiesta un tanto ‘turística’ por no decir otra cosa… , al final nos lo pasamos muy bien. Todos los pasajeros se ‘disfrazan’ de egipcio, algunos con más gracia que otros… todo hay que decirlo, y se organiza una fiesta con juegos y música egipcia.

No nos fuimos a dormir tarde porque como he comentado a las 2.30 h teníamos que estar preparados para la salida.

DIA 4

Cuando salimos del barco ya estábamos atracados en Aswan después de haber navegado unas 6 horas desde Kom Ombo. Nos dirigimos al autocar provistos de nuestras almohadas y con bastante sueño en el cuerpo. El trayecto se realiza en un convoy militar escoltando toda la ‘flotilla’ de autocares y furgonetas que ese día iban a Abu Simbel.

Había la posibilidad de hacer la excursión en avión, pero a parte de ser excesivamente cara, nos atrajo más la idea de hacerla en autocar ya que suponía atravesar el desierto del sur del Egipto y ver el amanecer sobre el desierto.

A la hora prevista sale el convoy rumbo a la frontera sur de Egipto con Sudán. Evidentemente no logro dormir ni un minuto ya que no me puedo permitirme el lujo de perderme el amanecer.

A las 2 horas de trayecto empiezo a ver como el negro intenso del horizonte se empieza a romper, yo, ya preparado con la cámara de video y la de fotos para inmortalizar el momento.

La salida del sol fue preciosa ya que a medida que el cielo se iba tornando azul, empiezo a darme cuenta del desierto en el que estoy inmerso. Un infinito mar de dunas y rocas de color amarillo anaranjado que en el momento en que salió el sol se transformó en un rojo intenso, casi irreal.

Después de 4 horas llegamos a Abu Simbel y el lago Nasser se abre como un mar delante de nosotros. Tenemos la suerte de ser de los primeros autocares en llegar y hay muy poca gente.

Como acaba de salir el sol, la imagen de los templos es realmente mágica, ya que tenemos el sol a nuestras espaldas mirando de frente a las estatuas y el color de la piedra es fascinante. La visión del templo de Abu Simbel es muy emocionante y difícil de explicar ya que la grandiosidad del mismo sólo es comparable a la sensación que experimenté unos días después con las pirámides en el Cairo.

La historia de los dos templos, el de Abu Simbel, con los cuatro colosos de Ramses II, y el de Nefertari es muy interesante puesto que con la construcción del lago Nasser fueron desmontados y trasladados a su emplazamiento actual en una obra faraónica, nunca mejor dicho.

La conservación de los templos es muy buena puesto que hasta el año de su descubrimiento, 1815, se encontraban completamente enterrados en la arena.

Tras casi 2 horas de visita iniciamos el regreso a Aswan, disfrutando ya con la luz del día del paisaje del desierto.

Al llegar al barco, tiempo para comer y poco más puesto que por la tarde otra excursión nos estaba esperando, la visita a la presa de Aswan y al obelisco inacabado en la cantera de granito.

Después de reponer fuerzas, salimos a ver la famosa presa de Aswan. Lo más bonito desde mi punto de vista es la panorámica del lago Nasser a un lado de la presa y el Nilo en el otro. Desde que se construyó la presa, las crecidas y desbordamientos del Nilo se han controlado.

Posteriormente nos dirigimos a la cantera de granito rojo a ver el obelisco inacabado. Este obelisco, entre otras cosas, ha servido para saber que técnicas utilizaban los antiguos egipcios cuando trabajaban la piedra y construían estos monumentos de dimensiones colosales. El obelisco se dejó inacabado porque mientras lo estaban tallando se fracturó la piedra de granito.

Antes de regresar al barco, nos paramos en una fábrica de elaboración de papiros y nos explican el proceso completo. Resulta bastante interesante ya que la técnica que se usa actualmente viene a ser la misma que utilizaban en el antiguo Egipto.

Esta noche era la última noche que todo el grupo iba a estar junto ya que al día siguiente la mayoría de gente tomaba diferentes destinos, unos se iban a El Cairo, otros seguían 3 días más en el barco y nosotros que nos íbamos Hurghada en la costa del mar rojo para posteriormente ir a el Cairo.

DIA 5

Antes de despedirnos del crucero, nos quedaba por realizar un paseo en ‘faluca’, típicas embarcaciones a vela que navegan por el Nilo y una visita a un poblado Nubio en el sur de Aswan.

Con la faluca dimos la vuelta a la famosa ‘isla elefantina’ y posteriormente subimos a un barco a motor mas pequeño para dirigirnos al poblado nubio.

El paisaje hasta llegar al poblado es mágico, es una zona del río Nilo protegida ya que la vegetación es exuberante mezclándose los tonos verdes con los amarillos y anaranjados de las dunas de arena y el azul de cielo.

Mientras estás navegando desde las orillas del río (muy cercanas al barco) empiezas a ver niños que vienen nadando a interceptar nuestra embarcación. Al lograr amarrarse de cualquier manera a los laterales del barco, empiezan a cantar lo que saben para conseguir algún regalillo por parte de los turistas. Evidentemente ante tal espectáculo no pudimos evitar continuar repartiendo todas nuestras ‘cosillas’ que habíamos traído de España con este propósito… Jose… eres un fenómeno…

Desembarcamos y nos estaban esperando una hilera de dromedarios que nos iban a llevar hasta el poblado. El paseo montados en el dromedario fue muy agradable y nuevamente las vistas indescriptibles, a nuestra izquierda el río Nilo y a nuestra derecha las dunas anaranjadas del desierto.

En el poblado visitamos una escuela, en donde aprovechamos para acabar de repartir mas ‘cosillas’, vimos las casas de los Nubios, vimos como viven y nos paseamos por el pueblo.

Yo aproveché para hacerme un tatuaje (no permanente) en el brazo izquierdorepresentando el ojo del dios Horus.

Al volver al sitio en el que teníamos que coger la barca para regresar a Aswan, nos dieron la posibilidad de bañarnos en el río. Hay que decir que en esta zona sur de Egipto el río Nilo está muy limpio… por lo menos en el poblado nubio…

Evidentemente aunque no hacia calor, no podía irme de aquel lugar sin bañarme en el río Nilo. Fue una experiencia inolvidable, el agua estaba fresca y transparente y cuando me bañaba me venía a la memoria la importantísima historia de este grandioso río, así como el sentimiento de pensar que esas aguas venían de recorrer media África. Me sentí privilegiado por ese momento, junto a una increíble sensación de bienestar y emoción al mismo tiempo.

Al volver al barco para comer, nos quedaban un par de horas para abandonar el crucero. Nuestra primera parte del viaje estaba a punto de concluir y comenzábamos una nueva etapa llenos de ilusión por todo lo que nos podía deparar el mar rojo y posteriormente el gran Cairo.

A primera hora de la tarde dejamos el barco y nos trasladamos a un hotel que estaba situado en la isla elefantina. Las vistas de la ciudad de Aswan desde la torre del hotel eran preciosas. La suerte estuvo de nuestro lado ya que nuestro hotel, como cortesía, nos ofreció llevarnos en barca a pasar la tarde hasta el hotel ‘Old Cataract’ ya que la piscina del nuestro estaba en reformas. Tuvimos la oportunidad de bañarnos en la piscina y disfrutar de una preciosa terraza en uno de los mejores hoteles de Egipto, famoso en el mundo entero ya que en él estuvo alojada la escritora Agatha Christie cuando escribió su novela ‘muerte en el Nilo’.

El atardecer que vimos desde el mirador del ‘Old Cataract’ es el más bonito y espectacular que he visto hasta el día de hoy. La paz y la tranquilidad que se respiraba encima de aquella roca viendo como desaparecía el sol por detrás del Nilo, nos envolvió en una atmósfera mágica de sensaciones.

Por la noche quedamos con nuestros amigos para ir al mercado de Aswan, ya que sabíamos que las mejores especias de todo Egipto se podían adquirir en esta ciudad.

En el mercado se respiraba un ambiente muy diverso, todo tipo de productos estaban en los puestos, especias, telas, pipas, papiros, plata y oro, y muchas tiendecillas con recuerdos de Egipto. Básicamente nos centramos en las tiendas de especias, dejando el resto de compras para días posteriores en el bazar de Kan al Kalili en el Cairo. Gracias a nuestra querida Silvia, experta en el arte del regateo… todo sea dicho… conseguimos las mejores especias al mejor precio.

Al salir del mercado acompañamos a nuestros amigos al barco ya que ellos continuaban el crucero y nosotros salíamos por la mañana rumbo a Hurghada. Con cierta pena nos despedimos pero con la ilusión de que nos íbamos a encontrar nuevamente en 4 días en el Cairo para hacer la visita juntos.

DIA 6

Muy temprano ya estábamos en la carretera ya que nos esperaba mucho camino por delante. Primero desde Aswan hasta Luxor (lo que habíamos hecho en el crucero) y posteriormente de Luxor hasta Hurghada.

El viaje fue un poco largo pero en ningún caso se hizo pesado ya que como siempre la magia del paisaje me dejaba hipnotizado.

El tramo de Luxor a Hurghada se hace atravesando el desierto oriental, un desierto completamente diferente a los que habíamos visto en el sur de Egipto. Éste era rocoso y con grandes montañas y desfiladeros que las atravesaban.

Llegamos a Hurghada por la noche y el cansancio de estar todo el día en carretera se apoderó de nosotros. La temperatura bastante más fresca que en Aswan.

DIA 7

Este fue un día de ‘descanso relativo’, primero visitamos la playa del hotel y las instalaciones y posteriormente cogimos un taxi con la intención de ir al puerto de Hurghada para contratar para el día siguiente una excursión de snorkel. Acabamos en el aeropuerto… no digo más… los problemas para hacerse entender fueron impresionantes, ya que las personas que hablan inglés conocen palabras muy especificas y concretas. Al final logramos llegar al puerto después de recorrer todo Hurghada y de ir de un lado para otro con el taxi.

De vuelta al hotel aprovechamos el resto del día para descansar y tomar el sol en la playa y en las bonitas piscinas que había en el complejo. Este día también nos fuimos a descansar pronto ya que teníamos que levantarnos temprano para hacer la excursión en barco a las islas Giftun.

DIA 8

Amanece un día precioso y tras desayunar nos dirigimos a la pasarela de madera que había en la playa en donde nos estaba esperando el barco que nos llevaría de excursión. Nosotros, aprovisionados con nuestras mascaras, tubos, aletas y deseosos de ver que maravillas nos revelaría el mar rojo.

La excursión consistía en 2 paradas para hacer inmersión y snorkel en sitios específicos donde había arrecifes de coral, comida a bordo, desembarco en las paradisíacas islas Giftun para disfrutar una hora de playa virgen y vuelta al hotel por la tarde… nos aguardaba otro fabuloso día por delante.

Las Islas Giftun son unas pequeñas islas situadas en un parque marítimo protegido entre la costa occidental del mar rojo y la península del Sinaí.

Al llegar a las islas el color del mar se transforma de un azul intenso a un verde turquesa y las islas sobresalen como si fueran un desierto de arena sobre el mar. El espectáculo es fascinante.

Nos tiramos al agua con nuestro súper equipo completo ‘comansi’… y bajo nuestros pies la sensación de vacío es total… parece como si no hubiera agua debido a la transparencia tan impresionante que hay. Seguimos al guía y nos lleva a zonas en donde los corales están al alcance de nuestras manos. Muchos tipos de corales y peces de colores irreales, como pintados por un niño pequeño… amarillos, verdes, azules con rayas, en fin, todo un mundo de especies marinas con sus más diversas formas y colores.

Salimos del agua encantados y con ganas de ir al segundo punto de inmersión.

El segundo punto fue si cabe más impresionante que el primero ya que se trataba de una zona de torres verticales de corales, como si fueran columnas, que subían desde el fondo marino situado a 20 metros de profundidad casi hasta la superficie.

En esta zona vimos peces de mayor tamaño, incluso la gente que hacía submarinismo con botellas vieron un tiburón de casi 2 metros. Nosotros disfrutamos del espectáculo de los corales y la gran variedad de peces que pudimos contemplar.

Después de la comida a bordo, nos dejaron por espacio de una hora en una playa virgen donde pudimos relajarnos y bañarnos en esas bellas y cristalinas aguas turquesas.

Al volver como no podía ser de otra manera, otra puesta de sol en frente de nosotros, esta vez sobre el mar rojo desaparecía un gran sol rojo. Fue una puesta de sol preciosa y un regalo estupendo para finalizar el día tan mágico que habíamos pasado.

Después de cenar nos fuimos a dormir ya que estábamos agotados y por la mañananos esperaba nuevamente un día duro, Hurgada-El Cairo, casi 500 kilómetros por carretera.

DIA 9

Dejamos nuestra estancia en el mar rojo y nos dirigimos en convoy al que sería nuestro destino final, el Cairo. Teníamos por delante un largo día de traslado pero nuevamente con una gran ilusión, conocer esta inmensa ciudad que es el Cairo con sus pirámides incluidas, como no, y re-encontrarnos con nuestros amigos Silvia e Iñigo.

El trayecto se hizo bastante largo y llegamos a el Cairo por la noche, la entrada en la ciudad es caótica, el trafico es impresionante y el ambiente muy diferente a todo lo que habíamos vivido en días anteriores.

Tras dejar las maletas en el hotel, fuimos a cenar a un restaurante en frente del hotel que nos habían recomendado. Comimos ‘kebab’ que en árabe es ‘carne’, para nuestra sorpresa no tenía nada que ver con lo que conocíamos nosotros pero estaba buenísimo.

Tras la cena tuvimos la primera toma de contacto real con el Cairo, nos paseamos por las calles próximas a nuestro hotel y quedamos sorprendidos del ambiente que se respiraba, todo tipo de tiendas desde las más modernas hasta las más viejas. Eso era en esencia el Cairo, una ciudad abierta a la modernidad pero que conservaba al mismo tiempo esa magia de tiempos pasados.

DIA 10

Hoy nos esperaba un día muy especial, íbamos a ver las pirámides… por fin… pero la mayor sorpresa es que cuando vino la furgoneta a recogernos en su interior estaban Silvia e Iñigo que habían cambiado el día de visita a las pirámides para poder hacerlo con nosotros. Que ilusión nos hizo el re-encuentro.

Tardamos cerca de media hora en llegar, y de repente las vimos aparecer por la ventanilla de la furgoneta. La primera sensación que tuve fue de asombro, no podía dar crédito a la inmensidad de aquellas moles de piedra.

Cuando bajamos de la furgoneta ya pudimos verlas en todo su esplendor y realmente es difícil explicar la sensación experimentada.

Aunque habíamos visto infinidad de documentales sobre las pirámides nunca te imaginas lo grandiosas que son hasta que te encuentras frente a frente. Basta decir que la gran pirámide de Keops tiene unos lados de 230 metros de base cada uno.

Primero visitamos la gran pirámide de Keops, luego la de Kefren en la que tuvimos la oportunidad de entrar. La pirámide de Kefren es un poco más pequeña de la de Keops pero como está situada en una zona más elevada de la meseta de Gizá parece que fuera más grande que la de Keops.

La entrada es muy estrecha y hay que ir agachado a través de unos 50 metros de corredores por el interior de la pirámide. Al acabar el largo pasillo, se entra en la sala funeraria justo en el centro geométrico de la pirámide.

El aire está enrarecido y la temperatura es muy alta en el interior. Pensar que tienes sobre la cabeza millones de toneladas de piedras no deja de ser algo muy impresionante. A diferencia de las tumbas en el valle de los Reyes, dentro de la pirámide de Kefrén no hay ningún tipo de grabado en la piedra, ni siquiera en la cámara funeraria.

Posteriormente fuimos a un mirador en donde se ven todas las pirámides de Gizá y desde donde se pueden sacar unas fotos estupendas. Incluso se ven a lo lejos las pirámides de Sakara y Datshur, que ese mismo día por la tarde íbamos a ir a visitar.

Después fuimos a ver la esfinge que esta muy cerca de las pirámides. La vista de las pirámides de fondo con la esfinge en primer plano es sorprendente y realmente mágica.

Saliendo del recinto de las pirámides y tras la visita de rigor a una fabrica de perfumes próxima acababa nuestra visita guiada.

Decidimos los cuatro coger un taxi y dirigirnos a Datshur y Sakara para ver la pirámide roja, la combada y la escalonada o de Zoser.

Estas pirámides están situadas a unos 25 kilómetros de el Cairo y el camino hasta llegar es muy bonito ya que tan pronto sales de la ciudad los palmerales que hay junto a la carretera son fascinantes.

Primero fuimos a Datshur… por motivos logísticos… y visitamos la pirámide roja.

Personalmente esta pirámide me impresionó mucho ya que a parte de ser la segunda pirámide más grande de Egipto (después de Keops), tuvimos la suerte de verla prácticamente en solitario, muy diferente a la avalancha de gente que había en las pirámides de Gizá. La pirámide se encuentra en medio del desierto y ello le confiere un aspecto mágico. La piedra es más oscura, de ahí el nombre de pirámide roja.

La pirámide combada la tuvimos que ver desde lejos ya que nuestro ‘super taxi’ no podía ir por la carretera de acceso.

Dejando Datshur fuimos a Sakara a ver la pirámide escalonada, también llamada pirámide de Zoser. Esta pirámide es más pequeña pero es muy bonita. Como su nombre indica tiene forma escalonada y parece que fue la primera pirámide construida en Egipto, sirviendo como ‘prototipo’ de las pirámides de Gizá.

Después de una comida a media tarde en un restaurante junto al Nilo , cerca del hotel de Silvia e Iñigo y descansar un rato en el hotel, se nos ocurrió ir por la noche a ver el mercado de Kan al Kalili, que aunque al día siguiente teníamos programado ir a hacer las compras, las ganas de seguir viendo cosas pudieron más que el cansancio que llevábamos en el cuerpo, y es que solo nos quedaba un día y medio para acabar el viaje !!, no podíamos quedarnos en el hotel.

Cuando llegamos al mercado era un poco tarde pero la mayoría de tiendas todavía estaban abiertas. Nos hicimos una idea del tipo de cosas que se podían adquirir, básicamente figuritas de faraones, pirámides, especias, pipas de fumar, telas, collares, papiros, frutos secos, plata y oro.

En nuestro recorrido hicimos una parada en el café ‘El Fishawi’, donde tomamos el típico té con menta egipcio. El café está en pleno centro del bazar y el ambiente que lo rodea es de lo más colorido y concurrido.

Sólo nos quedaba un día en el Cairo y nuestro propósito era ver el museo de antigüedades egipcias, la ciudadela ,el cairo islámico con sus mezquitas y acabar en el bazar para hacer las compras.

DIA 11

Llegamos al museo a primera hora, antes de que lo abran pero las colas para entrar ya son impresionantes. Tras dejar las mochilas con las cámaras nos adentramos en el museo. Una primera impresión es que hay tantas cosas que no sabes por donde empezar. Nosotros seguimos las salas según los números de las mismas hasta que llegamos en el primer piso a la sala del Tesoro de Tutankamón.

Es deslumbrante e impactante sobretodo después de haber tenido la oportunidad de entrar en la tumba en el valle de los reyes donde todavía reposa la momia real.

Tras ver el tesoro, fuimos a ver la sala de las momias reales (no incluida en la entrada del museo…), pero sin duda valió la pena.

En esta sala te encuentras frente a frente con las momias de los faraones más importantes, entre ellos la del todopoderoso Ramses II. Después de haber visto todos los templos y monumentos erigidos por el, encontrártelo de frente es muy impactante.

Al salir del museo nos dirigimos a la ciudadela, antigua residencia de los soberanos de Egipto, amurallada y situada en la parte alta de la ciudad. En la Ciudadela visitamos las mezquitas de Mohamed Alí (replica de la mezquita de Santa Sofía de Estambul) y la mezquita de Nasir Mohamed.

Las vistas de el Cairo desde la ciudadela son grandiosas, aunque la contaminación ambiental enturbia un poco la atmósfera.

En la ciudadela conocimos a un estudiante de español y que nos quiso acompañar el resto del día ofreciéndose a enseñarnos los sitios que queríamos visitar.

Nos aconsejó ir a ver las mezquitas del Sultan Hasan y de al Rifé, esta última nos impacto de gran manera ya que su interior es completamente de alabastro.

Después de ‘comer’ a media tarde ya nos dirigimos al mercado de Kan al Kalili para tener tiempo de hacer las compras, en la entrada al mercado hay una gran plaza con dos mezquitas preciosas, la de al Azhar y la de al Hussein, a esa hora ya estaban iluminadas y quedamos sorprendidos por la belleza de las mismas.

Después de habernos recorrido el mercado entero y haber regateado durante horas y hacer una nueva parada en el café Fishawi para reponer fuerzas, era hora de volver al hotel ya que al día siguiente teníamos que madrugar para dirigirnos al aeropuerto y despedirnos definitivamente de Egipto.

DIA 12

Con gran pena, a las 06.30 de la mañana estábamos preparados en el hall de nuestro hotel ya que nos tenía que venir a recoger el autocar que nos llevaría al aeropuerto internacional de el Cairo.

Mientras iba en el autocar no podía dejar de pensar los maravillosos momentos vividos en Egipto, sus colores, sus olores, sus gentes y su riqueza cultural y humana.

Todo esto ya lo he incorporado a mi vida y me quedará para siempre en el recuerdo.

Dedico este relato a Silvia, Iñigo y Jose por haber tenido la suerte de experimentar junto a vosotros las intensas sensaciones vividas en este bello país que es Egipto.

fin

Antonio Caubet

Diciembre de 2005

RELATO Y FOTOS PUBLICADAS EN INTERNET EN:

http://www.topofertas.com/modules.php?name=coppermine&file=thumbnails&album=search&search=Tony+y+Jose

DIARIO DEL VIAJE

http://www.topofertas.com/modules.php?name=Journal&file=display&jid=104


CONTINUA EN :

Egipto, un país de colores (parte II)

Anuncios

Yucatán, México

RELATO DE NUESTRO VIAJE A MÉXICO

Hola a todos… ya estamos de vuelta… desgraciadamente, aunque afortunados por haber realizado este pedazo de viaje.

Ante todo decir que el viaje ha sido una maravilla, tanto por el Hotel, trato recibido, como por lo que Mejico nos ha ofrecido… naturaleza salvaje, lugares idílicos y mucha cultura e historia.

Vamos por partes… al acabar el relato os comentaré unos cuantos consejos que pienso os serán de utilidad a los que vais a ir próximamente…

VUELO y LLEGADA

El vuelo, unas 10 horas… casi sin retraso (20 min). Air Plus Comet, regular, la comida justa, las pantallas centrales se ven fatal, en fin lo mejor un buen libro o repasar toda la info de México… tiempo sobra…

Se llega de noche, en esta época oscurece muy temprano, entorno a las 17.30h. Calor moderado… con bastante humedad… de dia alrededor de 29-30 grados y de noche 19-20. Las colas interminables en inmigración y luego ya te subes al autocar y camino del hotel… En el trayecto se ve poca cosa ya como os comento es de noche, salvo las paradas en los diferentes hoteles de tu autocar que van dejando a la gente. Nosotros íbamos en un autocar con gente que iba al Xpu-Ha, al Flamenco Xcaret y al Kantenah Palladium.

La llegada al hotel entorno a las 21.00h espectacular (Kantenah)… sin palabras, prefiero no entrar en detalles para que los que vayáis os sorprendáis por vosotros mismos.

HOTEL KANTENAH Y COLONIAL PALLADIUM

Como muchos ya sabéis que este hotel se compone de 2 complejos, Kantenah y Colonial… El Kantenah está decorado al estilo maya y el Colonial al estilo mediterráneo-mejicano. Las zonas comunes son las mismas para ambos complejos, piscinas, restaurantes… Las habitaciones están en bungalows en medio de la jungla, se accede por caminos preciosos y puentecitos de madera por encima de los manglares… una maravilla.

Hay una zona de cocodrilos (los martes a las 12 los alimentan) y otra de flamencos a la entrada del hotel.

Tiene una zona central de piscinas inmensa, y 2 piscinas más pequeñas y más acogedoras, nosotros íbamos siempre a la del Spa, que además estaba muy cerca de nuestra habitación.

Los desayunos son una caña… sobretodo los ‘jugos’ naturales de todo tipo de frutas. Para comer hay varias posibilidades, el restaurante de las piscinas (Gran Azul)… al aire libre (cubierto), el bar de la playa tipo nachos, hamburguesas, perritos, etc y uno de los Bufets con aire acondicionado con mucha variedad de platos para todos los gustos. Se me olvidaba comentar que un día hicieron en la playa unas pedazo paellas y fideuás… no las probamos… eso de tomar paella en el caribe… no sé…como que no…

Las cenas son en los restaurantes temáticos o en los bufets en caso de no tener reserva en los temáticos. Nosotros fuimos a los 4… el japonés, el mediterráneo, el mexicano y el steak house. También fuimos a una barbacoa en la playa que estuvo muy bién… sólo carne y guarniciones tipo maiz, patatas asadas…

Los restaurantes temáticos nos gustaron mucho, con cartas más que suficientes desde nuestro punto de vista… un 10 a la atención, profesionalidad y servicio de los ‘meseros’ (camareros).

Las habitaciones están muy bién… más de lo que nos esperábamos después de leer algunos comentarios. La chica que nos la hacía el último día nos sorprendió con unos ‘animalitos’ hechos con las toallas del baño… flipante… no os digo más.

La playa es muy grande y de arena muy blanca, fuimos caminando hasta las rocas de la zona sur de la playa (muy salvaje el paisaje) y hasta el límite de la zona norte… donde ya no puedes pasar porque empieza otro Resort’ El Dorado all suites’. El paseo es precioso, en la arena hay cantidad de corales fosilizados, cocos y ‘campamentos tortugueros’ protegidos con cuerdas para no pisarlos.

Como resumen del hotel, diría que es sensacional… sin duda cumplió nuestras expectativas y pensamos que si volvemos algún día a la Riviera Maya volveríamos al Kantenah… con eso creo que os lo digo todo.

EXCURSIONES

Hicimos:

Chichen Itza y Sian Kann con infocenter de playa del Carmen

Xcaret y Tulum por nuestra cuenta

Deciros primero que todas las agencias nos parecieron muy similares y desde luego muchísimo más baratas que los precios con el touroperador.

CHICHEN ITZA

Esta excursión es LARGA… llegar a Chichen desde la RM son casi 3 horas de van con unas carreteras un poco lamentables, pero os aseguro que luego vale la pena.

Te paran en un par de sitios concertados… muy caros, incluso regateando a muerte pero te puedes hacer una idea de todo lo que venden.

Al llegar a Chichen, la visita es con el guía, en nuestro caso Ricardo… muy bueno… pero tienen tanto que explicar que van como motos… conviene hacer preguntas para pararles un poco el rollo mecanizado.

Al acabar la visita queda MUY POCO TIEMPO para hacer fotos por libre, subir a la gran pirámide y ver el cenote sagrado. Hubo gente que no tuvo ni tiempo de ir a ver el cenote.

La subida a la pirámide es total… y la bajada CAGANTE !! Os lo aseguro, los que tengáis vertigo NO SUBAIS, es casi una bajada vertical de 80 metros… había una chica llorando arriba de la pirámide porque no se atrevía a bajar… y es que cuando subes no eres consciente de la verticalidad.

Las vistas desde lo alto alucinantes… kilómetros y kilómetros de selva que te rodean con un cielo super azul y la selva verde, verde… precioso.

Al salir ya nos esperaba la van y no tuvimos tiempo de ir a las tiendas del exterior del recinto… una pena… porque teníamos entendido que era el sitio más barato para compras.

A comer te llevan a un restaurante… muy para turistas… pero con la comida muy rica… si coméis rápido os dará tiempo de ver la tienda del restaurante… buenos precios… compramos bastantes cosas.

Luego a nadar al cenote Ik-kil… un paraíso… sin palabras… tanto que de la emoción del baño, mi pareja se tiró al agua con unas gafas nuevas… 400 € que hicimos de ofrenda a los dioses mayas y que se encuentran en el fondo del cenote Ik-kil… Por lo demás como os digo un lugar de película…

A mitad de camino nos pararon en Valladolid, no hay tiempo para mucho pero el centro es muy colonial… muy mejicano y la iglesia es bonita. Las tiendas de compras están bastante bién, compramos unas camisetas muy chulas… 3 por 100 pesos.

Y ya de vuelta al hotel entorno a las 20.00h

SIAN KANN

Bueno, de esta excursión tengo que comentar bastantes cosas… Lo primero es que el camino una vez que entras en la reserva es espantoso… de acuerdo que vas por la selva pero una hora y media de botes en una van… se hace MUY PESADO… esta excursión es para hacerla en 4*4 sin lugar a duda, pero Reyna de Infocenter nos comentó que en esta época había muchos mosquitos y la gente se había quejado de que a la vuelta les picaban un montón y que por eso ahora se hacía en van… en fin… cuando nos vinieron a buscar al hotel nuestra sorpresa fue que había un 4*4 ya ocupado y una van para los demás… eso no nos gustó nada… además yo creo que esa van tenia la suspensión rota o algo así porque aquello no fue normal… os aseguro que acabamos todos mareados tanto a la ida como a la vuelta. Pienso que esto, lo tenían que avisar en infocenter, ya que íbamos con una amiga que estaba embarazada y lo pasó realmente mal.

Por lo demás la excursión es muy bonita, como os digo después de la hora y media de martirio, llegas a la costa y tomas una lanchas planeadoras… te llevan primero a la isla de los pajaros, y de camino vimos delfines saltando… TOTAL… verlos en libertad en esas aguas turquesas…

La isla de los pajaros es una zona de anidación y apareamiento de aves alucinante… cientos de pájaros volando y anidando encima de las islas de manglar… muy chulo… luego un aperitivo en las lanchas y después antes de llegar a la barrera de coral para el snorkel nos encontramos con una tortuga marina muy grande en medio del mar… un pasote, hice unas fotos con la camara de snorkel muy chulas.

Después llegamos a la barrera de coral para hacer snorkel, el mar estaba un poco movidito, porque los dias anteriores había hecho bastante viento, pero se vio muy bién, vimos corales de todo tipo, peces tropicales de colores, una langosta, una raya gigante… toda una experiencia.

Luego nos llevaron a comer a Punta Allen… cuatro casitas de pescadores y nos prepararon una comida de pescado fresco muy buena… luego ya volvimos a coger las planeadoras y de vuelta a la otra punta de la bahia para regresar con las vanes.

En resumen una excursión preciosa a nivel naturaleza salvaje total, pero el camino horrible… como os digo en 4*4 hubiera sido otra cosa.

XCARET

Siguiendo los consejos del foro, decidimos hacerla en día completo… y MENOS MAL… aquello es inmenso, pero lo vimos TODO estando en la puerta a las 9.00 de la mañana… hora de apertura del parque… Bueno en el parque hay toda la flora y fauna de la zona del Yucatán, todo rodeado en un entorno natural como es la selva.

La verdad es que lo tienen muy bién montado. Es importante ordenar la visita para que de tiempo a todo. Nosotros primero hicimos los rios subterráneos y así ya nos quedaba todo el dia por delante para ver todo lo demás.

Os recomiendo, la zona de la caleta… super tropical con palmeras y una playita de película, las pozas naturales, la torre de observación y por supuesto el show nocturno.

Referente al show… el amigo ‘zamorano’… los conocimos en el viaje (Fernando y Sandra) muy majos… os enviamos un saludo desde aquí… nos comentaron que ellos fueron el domingo y el show no lo hicieron en el teatro que hay junto a la torre de observación… y que fue flojo lo que vieron en otra zona del parque… Os lo comento porque realmente es una pena no ver el show auténtico en el mega escenario que os comento. Parece ser que los domingos va menos gente al parque y hacen un show más limitado en la zona del poblado maya.

El show que vimos nosotros (viernes noche) nos emocionó mucho, toda la primera parte es una recreación de las culturas precolombinas… los mayas, el juego de pelota, la llegada de los españoles, etc. La segunda parte es más folclórica con una muestra de trajes y bailes de todos los estados mexicanos. A nosotros nos encantó también esta segunda parte por el colorido y la animación del espectáculo. Además de conocer las diferencias según la zona de Méjico. Todo con mucho color, música en directo y con un final muy emotivo… que se te pone un nudo en la garganta…

Al volver como íbamos por libre nos esperábamos en la carretera para coger nuevamente la van de regreso al hotel, pero no pasaba ninguna tan tarde… cual fue nuestra sorpresa que cuando ya estábamos a punto de coger un taxi… se paró un empleado del parque con su coche y nos acompañó hasta la puerta del Kantenah… nos quedamos alucinados del detallazo.

TULUM

También la hicimos por libre. A la entrada contratamos una guía para los 4… 350 pesos, pero valió la pena. Las ruinas son muy bonitas sobretodo cuando las ves con el mar turquesa abajo y la maravillosa playa.

Como fuimos por libre nos pasamos como 2 horas bañándonos en la playita, si vais por dentro del agua a la derecha del castillo hay otra cala que no hay nadie y ya es la re-leche de bonita… sólo estábamos nosotros dos solos… un pasote de verdad.

Antes de coger la van de vuelta al hotel, compramos unas cuantas mantas típicas a la salida de tulum, los precios regateando fueron bastante buenos. Comimos en el hotel y pasamos la tarde en las piscinas y disfrutando del hotel.

COMPRAS

Las compras merecen una mención a parte… básicamente por el tema del regateo. HAY QUE REGATEAR pero mucho !!.

Allí el precio lo pones tú. Ellos te dan un precio de referencia que no sirve para nada… se lo inventan yo creo que en función de cómo te ven… de tu pulserita… ven de que hotel vienes, etc, etc… Nosotros todo lo que compramos, salvo unas botellas de licor de un supermercado y una camiseta del Kantenah en la tienda del hotel que ya venían con precios fijos, regateamos en todo.

Como os comenté pensamos que el mejor sitio era Chichen Itza, pero no nos dejaron tiempo para comprar… yo creo que ya lo tienen pensado para que luego compres en la tienda del restaurante, pero ahí también los precios estaban bien… regateando por supuesto.

Una tarde fuimos a Tulum pueblo, y pillamos bastantes chollos. Nadie en el foro había comentado nada de las compras en Tulum (centro) no en las tiendas que hay cerca de las ruinas. La verdad es que el dia de Sian Kann pasamos por el centro de Tulum y vimos que había muchas tiendas y por eso se nos ocurrió ir un dia por la tarde con la van. Como os digo, sacamos buenos precios.

En playa del Carmen todo está por las nubes, especialmente en la 5ª avenida… hecha para los americanos, incluso tienen todos los precios en dolares usa. Vale la pena ir por la tarde noche porque hay mucha animación y se ve todo muy bonito, pero cuidado con las compras porque aquí si que se piensan que eres un millonario norteamericano. De todas formas nosotros conseguimos plata en una joyeria oficial… no en mercadillos (pensad que en los mercadillos, nos dijeron que la mayoria de la plata está mezclada con alpaca). También al final regateando a tope, quedamos satisfechos con los precios…

Resumiendo. Compramos, mascaras de dioses mayas de madera y dos de piedra, el calendario maya y ‘el astronauta de palenque’ también en piedra en el restaurante de chichen. Mantas, Fulares y un par de alfombritas para el cuarto en Tulum centro, asi como alguna bandeja de artesanía de ‘Puebla’ y un licor de hierbas con miel de abeja buenísimo. La Plata en Playa del carmen en una joyería y unos cuchillos reproducción de los cuchillos que utilizaban los mayas para los sacrificios, hechos de malaquita y onyx en el mercadillo de artesania que montaban en el hotel colonial los lunes, miércoles y viernes.

TRANSPORTES

Todo lo hicimos con las famosas ‘van’ se paran delante del hotel y cualquier trayecto entre tulum y playa del carmen cuesta 15 pesos. Incluso a veces nos decian 20 pesos y nos esperábamos a la siguiente y sin problema.

Otra alternativa es el autobús de línea que hace el trayecto Tulum-Playa… pasa cada media hora, si tienes la suerte de pillarlo sólo cuesta 11 pesos y está bastante bien.

Tanto las vanes como el autobús tienen aire acondicionado y en ningún momento tuvimos sensación de inseguridad. Te mezclas con los mejicanos de una forma muy natural y sin problemas.

Los taxis (no cogimos ninguno) costaban 170 pesos desde el hotel a playa del carmen… imaginaros lo que se llega a ahorrar con el rollo de las vanes.

TELEFONO

Yo tenia amena y alli me conectó con un operador que no me permitia realizar llamadas… aun no se porqué. Sin embargo un amigo tenía movistar y no tuvo problema.

En cualquier caso en playa del carmen hay locutorios telefónicos en las calles perpendiculares a la 5ª avenida en los que puedes hablar con España como por 15 pesos 3 o 4 minutos (realmente muy barato)… ni se os ocurra llamar desde la habitación del hotel…

REGRESO

El último día da para bastante aunque no lo parezca… nosotros estuvimos en la piscina hasta las 11.00, ya que habíamos dejado hechas las maletas la noche anterior. A las 11.30 vinieron a recoger las maletas a la habitación y a las 12.00 hicimos el check-out. Luego aprovechamos para pasear por rincones del hotel que todavía no habíamos visto. Como las pistas de tenis, en el lado del colonial.

El hotel tiene una zona de cortesía donde te puedes duchar, cambiar y sacar lo que quieras de las maletas antes de partir… así lo hicimos y fue fenomenal.

A las 15.15 ya nos vino a buscar el autocar y de vuelta a Cancún, donde llegamos entorno a las 17.00h. Por suerte fuimos de los primeros en facturar y no nos revisaron nada… pudimos pedir asientos de dos… (los mejores del avión) y la vuelta como es de noche… a dormir… pasa sin darte cuenta. Por cierto salimos puntuales a las 21.15 despegábamos y aterrizamos en Madrid a las 13.00h en punto.

CONSEJOS

• Intentad facturar de los primeros… en el avión, detrás de la primera clase y al final de la cola hay unos asientos solo de 2 plazas… son los mejores porque si te quieres levantar no estas molestando a una tercera persona continuamente… eso fue lo que nos pasó a la ida y ya estuvimos atentos a la vuelta.

• Si os lo podéis permitir viajar en clase confort o primera clase, la verdad es que nosotros la próxima vez lo haremos… estos vuelos charter tienen la configuración de asientos muy estrecha y no hay color comparando los pedazo butacones de primera clase.

• Referente al hotel, aunque no lo pudimos disfrutar todo lo que se merecía nos compensó ir al Kantenah por la diferencia de precio… aunque eso es muy personal… Como antes he comentado lo recomendamos a todo el mundo y si volviera, iría al mismo hotel.

• Compras… cuidadin… regateo a tope y aún así a veces te quedas con dudas.

• Transporte… 100% vanes al poder… No lo dudéis seguras… rápidas (a veces demasiado) y baratas que es importante

• Cambio de moneda… Llevad solo euros sin duda… el euro ahora está por las nubes con respecto al dólar, nos lo cambiaron en playa del carmen a 14,20… pensad que el dólar te lo cambiaban a 11, 50… luego ¿para que llevar dólares si sales perdiendo? ¿no? Por cierto en el hotel cambiaban muy mal a 11.50 también el euro. En el aeropuerto al llegar cambiamos unos 30 euros para las vanes del dia siguiente para ir a playa del carmen y creo que estaba entorno a 14.

• Ropa… cómoda… gorritas, gafas de sol… GAFAS de REPUESTO… ya que se os puede ocurrir hacer alguna ofrenda espontanea a los dioses mayas del cenote ik-kil. !! También para las cenas pantalones largos… es importante si no, no puedes ir a los temáticos.

• Protector solar… nosotros compramos allí el Australian Gold (koala) por 100 pesos, era biodegradable y sabíamos que no tendríamos problemas al entrarlo a Xcaret. Huele un poco raro… por cierto… como a fresas

• Excursiones… que os informen bien de lo que incluye y de cómo la vais a realizar, en todoterreno, van , etc… para evitar sorpresas. Guiaros por la agencia que os de más confianza, los precios son los mismos en todas… dólar arriba… dólar abajo. Pero desde luego ni se os ocurra hacerlas con el mayorista… más cara y en algún caso les incluían menos cosas… como el baño en el cenote…

• Y por último APROVECHAD el día al máximo… a las 6 de la mañana hay un sol de mil demonios y a las 17.30 ya es de noche. Si a primera hora ya estáis desayunando el dia os cundirá bastante… pensad que las compras las podéis hacer a partir de las 17.00 que ya no hay luz y no puedes disfrutar de gran parte de las instalaciones del hotel… playa… piscinas, etc…

Bueno, creo que esto es lo más importante que se nos ocurre por el momento, cualquier duda que tengáis estaremos encantados de contestaros.

Una cosa sacamos en claro… con toda la información que llevábamos del foro, estamos convencidos que disfrutamos mucho más y exprimimos a tope el viaje… pienso que no se pueden hacer más cosas en una semana, aunque si con una pequeña espinilla nos quedamos… fue no poder disfrutar más días del hotel.

Saludos a todos desde Palma de Mallorca

 

RELATO Y FOTOS PUBLICADAS EN INTERNET EN:

http://www.topofertas.com/modules.php?name=Journal&file=display&jid=52